Muchas pacientes que acuden por Fibromialgia nos comentan que lo que más les invalida aparte del dolor es la sensación de cansancio. Es una sensación de que no han descansado bien y que cualquier pequeña actividad que antes realizaban sin problema ahora les supone un gran esfuerzo.

Aparte de realizar tratamiento mediante Ozonoterapia para mejorar la oxigenación a nivel de todos los tejidos del organismo y de este modo poder  iniciar poco a poco pequeñas actividades fisicas que les permitan a la larga volver a su dia a dia anterior, en muchas ocasiones vamos a valorar el estado de la microbiota intestinal.

A muchas personas este tema ya les sonará, pero a otras les parecerá algo muy extraño. Para explicarlo en pocas palabras decir que nuestro intestino alberga millones de bacterias de distintas especies que, cuando están en equilibrio van a ser responsables entre otros del buen funcionamiento del sistema inmunitario. Se sabe que una alteración en la composición de esta microbiota puede estar presente en patologías diversas, tales como la Colitis Ulcerosa, el Colon Irritable y también en la Fibromialgia Reumática. Hacer un estudio de esta microbiota (se realiza mediante una muestra de heces que se envía a analizar al laboratorio) es algo muy sencillo que llevamos haciendo en nuestra Unidad desde hace varios años y nos ayudar a comprender un poco mejor determinados aspectos de esta patología cuyo origen o etiología continúa siendo desconocido.

En el estudio de la microbiota podemos tener un aliado adicional en el conocimiento y tratamiento de esta entidad.